LA ENERGÍA JUSTO CUANDO MÁS SE NECESITA

1339

El reconocido Rumensin®, ahora en cápsula, permite garantizar un aporte energético confiabe durante 100 días, porque se instala directamente en el rumen de la vaca antes del parto.
Durante el segundo semestre de 2015 se hizo un relanzamiento de Rumensin® cápsula, a raíz de nuevas investigaciones realizada en los ultimos años, que avalaban un nuevo posicionamiento en vacas de pre parto, señaló Verónica Ortiz, Médico Veterinario, Territory Manager, Elanco Chile.

Verónica Ortiz. Médico Veterinario. Territory Manager, Elanco Chile

Hoy el producto se posiciona buscando mejorar el balance energético, que tiende a ser negativo en esta fase del ciclo productivo de la vaca, de modo que debe aplicarse, en lo posible, 21 días antes del parto, afirmó.
Los beneficios se pudieron apreciar en Chile, en los diferentes sistemas de producción, desde el confinamiento de la zona central hasta los sistemas pastoriles del sur, con alta o baja suplementación.
Lo que el productor pudo apreciar, fue una reducción de las cetosis subclínica y clínica. También se observó un aumento en la producción de leche en los primeros 70 días y con ello, un mejor pick de leche, destacó.
Por otro lado, en sistemas pastoriles del sur de Chile donde hay una fuerte presión reproductiva, al aumentar la energía disponible utilizando Rumensin®cápsula en sus protocolos pre parto, vieron mejorado sus índices reproductivos, disminuyendo los días al primer servicio y el lapso parto preñez.
El protocolo sugerido en cualquier sistema de producción, es aplicar Rumensin® cápsula a todas las vacas 21 días antes del parto, sin importar el número de la lactancia y tampoco del estado corporal en que se encuentren los animales, recalcó la profesional.
Durante un año de seguimiento, en lecherías que aplicaron este protocolo en Chile, se pudo medir un aumento en la producción de leche, disminución de la cetosis, mayor pick de lactancia e índices reproductivos y pudimos corroborar que los resultados eran totalmente concordantes con la información científica mundial. Esto es, un litro más de leche en los primeros 70 días, lo que lleva a un pick de lactancia más alto, y una reducción de un 50% de la cetosis clínica y en aquellos campos donde se midió desplazamiento de abomaso, se pudo constatar una disminución cercana al 40%.

Actualmente Rumensin® cápsula se está aplicando en cerca de 30 mil vacas en Chile y nuestro desafío es seguir creciendo para que los productores puedan incorporar los beneficios de este producto sobre su rebaño, aseveró la ejecutivo.
La opinión de los médicos veterinarios que han incorporado el producto a sus protocolos es de plena satisfacción, porque Rumensin® cápsula, disminuye los efectos del balance energético negativo que se presenta en el período de pre y post parto. Recordemos que dicho balance energético negativo es un efecto natural que ocurre en nuestras vacas por necesitar más energía durante este período de la que es capaz de consumir a través de la alimentación.
Dicho por muchos profesionales, Rumensin® cápsula tiene la gran ventaja de garantizar el tratamiento individual, porque una vez instalado el producto en el rumen, se tiene la certeza de que actuará durante 100 días independiente del consumo de alimento, que todos sabemos suele deprimirse en este periodo antes del parto, enfatizó. Esto genera una tranquilidad en el ganadero que realiza la inversión, porque garantiza el aporte de energia en el período más crítico de sus vacas, observó la médico veterinario de Elanco.

Siete Inversiones
Andrés Hinostroza, Ingeniero Agrónomo de profesión, ha dedicado gran parte su carrera a la administración de predios agrícolas. Hoy se desempeña como gerente de Siete Inversiones, lechería pastoril ubicada en la zona de Puerto Octay, Región de los Lagos, la cual cuenta con cerca de 1.200 vacas en ordeña y apostando a un importante crecimiento.
Hoy Andrés nos cuenta su experiencia utilizando Rumensin® cápsula en las vacas en transición. En ese contexto nos menciona que este periodo es tremendamente fundamental para su sistema productivo, en donde poseen un periodo de pre-parto de 21 días y a su vez manejan un grupo de vacas postparto que va de los 0 a 21 días en leche. Estas vacas se alimentan con una dieta diferente, que busca estimular el consumo de materia seca. Por otro lado, este grupo es revisado semanalmente, monitoreando incidencias de cetosis, retención de placenta y endometritis.
La conversación con Andrés comienza así:

Andrés Hinostroza, Ingeniero Agrónomo

En general, el manejo en ese grupo, ¿cómo crees que va repercutir en la lactancia futura?
Para nosotros, los 60 días previos al parto, así como los primeros 60 días de lactancia son claves para el desempeño productivo y reproductivo del rebaño.  Y dado que contamos con un sistema biestacional, necesitamos hacer un importante esfuerzo para tener las vacas reproductivamente aptas lo antes posible, así como buscar un pick de lactancia alto y temprano. Los buenos manejos en este periodo nos permitirán obtener un mejor desempeño productivo de nuestro rebaño.
Antes de empezar a ocupar Rumensin® cápsula , hacías algún manejo que buscara contrarestar el balance energético negativo.
Pese a tener claridad del balance energético existente al inicio de la lactancia, debo decir siempre tuvimos grandes dificultadas para alimentar de la forma que queríamos a el grupo de transición, en donde no lográbamos tener la consistencia necesaria que se necesita.
¿Qué te hizo tomar la decisión para implementar Rumensin® cápsula dentro de tu sistema?
Nuestro sistema productivo se caracteriza porque en todas las etapas productivas nuestros animales son suplementados con Rumensin®, desde las etapas iniciales de la crianza hasta las vacas en producción. Sin embargo, lamentablemente a veces las vacas secas las olvidábamos un poco. Por otro lado, también sabemos que durante el periodo de transición hay una disminución del consumo de alimento. Es por ello que una forma de asegurarnos que las vacas secas estén consumiendo Rumensin®, es que decidimos incorporar en nuestro sistema el uso de Rumensin® cápsula. Además de ello necesitábamos también mejorar la calidad de nuestra ración en esta etapa.
Y una vez que implementaste Rumensin® cápsula , ¿qué fue lo que más te llamó la atención en el grupo de vacas en lactancia?.
Principalmente que las vacas volvían en mejor estado corporal del secado al parto y que las incidencias de enfermedades metabólicas alrededor del periparto bajaban, principalmente la cetosis y la retención de placenta. Por ejemplo, pasamos de tener incidencias de metritis que iban 45 y 50 % de vacas con metritis a hoy en día movernos entre 10 a 12%.  Por otro lado, la cetosis también tuvo una importante disminución.  En términos reproductivos, hemos observado una disminución en el lapso parto-preñez y creo que parte de esa disminución se la debemos a la incorporación de Rumensin® cápsula.
¿Cómo es que los trabajos que ha realizado Elanco han impactado en seguir utilizando el producto?
Eso es parte del compromiso que tiene Elanco, en este caso, con nosotros. Una es la aplicación Rumensin® cápsula y lo otro el servicio de monitoreo de las vacas en transición, principalmente la incidencia de cetosis. Esto, lo valoramos mucho y es parte del por qué ocupamos este producto.
¿Crees que esta herramienta, podría ayudar a los sistemas lecheros del sur de Chile?
Creo que sí. Rumensin®, es un producto que tiene un excelente retorno y por su parte Rumensin® cápsula es una buena herramienta para ayudar en el periodo de transición, productos como este, sumados a un buen manejo de la dieta tienen impacto positivo en el sistema.
¿Cuál es tu opinión en relación al manejo del bolo, lo ves como un manejo complicado?
La aplicación del bolo es algo sencillo cuando se sabe hacer, pero básicamente creo no tiene ningún inconveniente.

Claudio Ríos. Médico Veterinario

Claudio Ríos
“Lo primero que hay que ajustar para ceñirse al uso de Rumensin® cápsula, son los 20 a 21 días de pre parto, hace hincapié”, Claudio Ríos, al iniciar esta conversación.
Cuenta que la mayoría de los campos que asesora son de ganado confinado con una ración permanente durante el periodo de preparto, donde se privilegia el confort a las vacas, con un patio de alimentación diseñado para manejar este tipo de ganado, además tanto las vacas como vaquillas están protegidas en ese ambiente con un sellador de pezones para evitar hasta donde sea posible las infecciones de la glándula mamaria, además nos preocupamos de una buena higiene en general y una buena cama, a la que se le agrega cal y naturalmente con una ración de pre parto adecuada para las vacas de transición, manifestó.

¿Qué consecuencias trae sobre las vacas un buen manejo en la transición?

Bueno, permite que el animal muestre su mejor perfomance en la lactancia que viene. Por el contrario, un manejo deficiente, se va a manifestar en una serie de enfermedades, partiendo por la de orden reproductivo relacionadas al parto, como retenciones de placenta, metritis; también las metabólicas, como cetosis si no existe una ración bien balanceada y todo esto va en detrimento de los índices reproductivos.
Hoy, junto con conseguir una buena producción, se debe pensar en una buena reproducción. Es muy importante preñar la vaca, de lo contrario el sistema no tiene continuidad, de modo que, mi opinión es que los que trabajamos en reproducción, somos tanto o más importantes que los que velan por la nutrición, afirma Ríos.

¿Cuál es la historia del uso de productos nutricionales en esta etapa de transición?
Bueno, hace años empezamos usando una serie de drench, principalmente americanos, luego derivamos a los neoglucogénicos, como precursores de glucosa y ahora estamos en la etapa de usar bolos de Rumensin® cápsula, que tienen la ventaja de la aplicación única, en relación a la dosis diaria de los neoglucogénicos.

¿Qué beneficios reproductivos, productivos, sanitarios pudo apreciar con la incorporación de Rumensin® cápsula en sus protocolos?

El primer año (2014), lo cuantificamos y vimos un aumento de medio litro de leche por vaca al día hasta el día 70, que es un valor de poca trascendencia, sin embargo, lo que sí fue relevante, fue la notoria disminución de la cetosis en el pre parto-parto. El grupo control fue un poco más de 12%, en cambio en el grupo con los bolos, llegó a sólo el 6%, significa que el impacto es de un 100%.
Cuando medimos la parte reproductiva, pudimos ver una preñez mayor en el grupo con bolos de 12% por sobre el grupo control al día 150.
Entonces la rentabilidad final de un precursor energético, está en mejorar la parte reproductiva por sobre el resto de los beneficios que se pueden apreciar en la producción.

Y esa experiencia ¿le sirvió para aplicarla en otros predios?

Así fue. En un predio con problemas con cerca de 2 mil vacas, optamos por usar el producto en forma masiva, donde hemos ido viendo que con el tiempo las tasas de preñez han ido mejorando cada año, partimos el 2015 y seguimos este año también. Para ser claro, en Chile hablamos de tasas de preñez promedio del orden del 18 a 20%, en este fundo hoy podemos hablar de tasas de preñez del 28 al 29% al año.

¿De qué tipo de ganado estamos hablando y de qué tipo de suplementación?

Bueno, estamos trabajando con una vaca Holstein que venía de un sistema americano y la llevamos a uno pastoril, con un aporte de concentrado importante para que exprese su potencial genético. En primavera verano, las vacas pastorean día y noche, con algunos aportes de ensilajes y concentrado, entre ordeñas.
En invierno, llevamos al ganado a un sistema semi estabulado, es decir, pastoreo de día y estabulación nocturna, con aporte de ensilaje de pradera y de maíz, fundamentalmente.
Y como hacemos mucha presión reproductiva, usando un sistema de preñez discontinua, donde acotamos los partos entre febrero a octubre. Esto genera una gran presión reproductiva, donde exigimos el máximo posible. El propietario te exige un buen índice de preñez y con este sistema llegamos a una preñez final del rebaño del 88 a 89%. Con este sistema la vaca siempre va a tener una oportunidad de ser preñada cada 21 días.

Y en vacas de menor producción o en sistemas de partos solo primaverales, ¿Qué opción le ves a Rumensin® cápsula?
Yo creo que es una buena alternativa porque hace un aporte energético en un momento estratégico del ciclo de vida de la vaca. Porque cuando se hace una presión reproductiva tan fuerte como es el caso de lecherías estacionales, significa que tienes que disminuir fuertemente los días abiertos, porque estás acotado a terminar la tarea en una fecha fija, y para lograr esto, debes tener las vacas en una condición energética impecable para que el ovario esté activo y cicle.
Nosotros trabajamos con periodos de espera voluntario de 45 días. La idea es ofrecerle a esa vaca la máxima cantidad de servicios posible, porque yo prefiero darle más oportunidades de servicio, con tal de preñarla, en vez de un período voluntario de espera más largo. Es más barato una dosis de semen que un día limpio.
Y de acuerdo a su experiencia positiva con Rumensin® cápsula, ¿pretende seguir usando el producto en sus clientes?
El negocio lechero pasa por la necesidad de sobrevivir a las épocas de crisis. Actualmente, estos productos que de alguna forma se pueden llamar de elite, porque tienen un precio bastante importante en relación a los costos totales, los ganaderos tienden a optar por no usarlos. Sin embargo, el que es eficiente debe perseguir el éxito final, que significa la rentabilidad. En tal sentido espero que lo sigan usando en forma constante, porque este producto ayuda a conseguir ese objetivo, es decir ser rentable.

 

Comentarios