EN LA SELVA DE PANGUIPULLI, TAMBIÉN PUEDE EL MAÍZ

1417

Llegar serpenteando al Carmen de Trafún, por un camino cordillerano actualmente asfaltado y en impecable condición, resulta una grata ambivalencia entre la modernidad y lo natural. Si alguna vez esta selva impenetrable habitada por coigües, robles y mañíos, hubo de ser transitada a lomo de cabalgaduras durante horas hoy se alcanza en sólo minutos desde Panguipulli.
Este campo es casi una reserva ecológica, por cuanto de sus mil doscientas hectáreas, solo 600 se dedican a la ganadería de carne, con angus rojo, el resto, bosque milenario exuberante de altura, soberbio de verdores, reverberante de cantos y susurros, permite al visitante vivir la experiencia, de ser un habitante del planeta y comprender que alguna vez hubo un Paraíso.

Este día de enero esplendoroso, el campo contaba con una población de casi 400 novillos, 370 vacas, 170 vaquillas de reposición, 180 crías machos del año anterior, 170 crías hembras y más de 30 toros (cifras redondeadas), es decir cerca de 1300 animales, señala Gastón Asenjo, administrador de la hacienda.
“Esta campo es PABCO UE y eso significa que sólo podíamos comprar ganado PABCO si uno quiere engordar ganado externo. Sin embargo, al vender, el comprador no le interesa saber si ese novillo es PABCO o no. No te pagan un diferencial de precio. Entonces se daba el caso de comprábamos un ganado caro en otro fundo PABCO, por ejemplo, flor del Lago en Villarrica y cuando llevábamos el gordo a la feria, perdíamos dinero porque no reconocían la calidad de un programa PABCO, pagando lo mismo que cualquier otro novillo que venía de cualquier asentamiento, considerando esa situación que atentaba contra la rentabilidad del campo, la empresa tuvo que tomar decisiones y dividió el campo, asignando un territorio NO PABCO, donde podemos ingresar ganado para engordar comprado en feria u otros campos que no sean PABCO”, manifestó Asenjo.

Novillos claveles en plena engorda en el sector No PABCO del fundo

Respecto de los procedimientos sanitarios, Gastón explica que en el caso de comprar en campos donde se puede hacer tuberculina en el mismo predio, se esperan los resultados y se traen solo los negativos. Otra opción es traerlos directo acá, y se integran a un potrero de cuarenta, haciendo el mismo procedimiento y una vez visto los resultados y estando todo en orden, se integran al manejo sanitario del campo, en el sector NO PABCO.
En el sector PABCO tienen ganado angus rojo, donde se empeñan en mejorar la raza desde hace más de dos décadas.

El sistema

Novillo angus de producción propia.

El sistema de producción es bastante simple, indica Asenjo, tienen un lote de vacas parenderas, las crías machos que nacen se engordan en el campo, y un 20% de las crías hembras pasan a reposición.
Esa reposición se destina a mantener la masa, ya que cada año se eliminan vacas madres principalmente por viejas, por cojeras y por mala conducta maternal, es decir, “hay vacas que paren y dejan la cría botada y esto hace gastar mucho tiempo porque hay que llevar la vaca al corral con la cría para que le de mamar” señala.
Estas últimas temporadas, relata el administrador, han hecho inseminación a tiempo fijo sobre las mejores vacas del rebaño, con partos programados entre julio y agosto de todo el plantel, de modo que con un vendaval de partos concentrados en menos de 60 días, es muy complicado tener que asistir vacas con mala conducta de parto, por eso las eliminan.
La idea de este lote selecto, conformado por madres de excelente calidad, es producir toros de calidad genética para el campo, de esta forma, el resto de la población de hembras se cubre con los toros que vienen de esa genética “propia”.

 

Datos duros
El peso al nacimiento de los machos bordea los 55 kilos y la hembras poco más de 30 kilos, destetando entre 6 y 7 meses, con 260 kilos aproximadamente. Alimentados solo con pradera y la leche de la madre.
El año 2016, luego del destete, empezaron a dar silo de maíz a partir de los primeros días de mayo para mejorar su ganancia y llegar a pesos de venta en menor tiempo. El peso que salen del campo a feria es de 540 kilos aproximadamente a los 18 meses. En el caso de las terneras que van a reproducción, también son suplementadas con maíz.

Por su parte, las vacas no reciben maíz, se les administra bolos de heno y bolos de silo de pradera. No dan ningún tipo de concentrados en ninguna categoría de animales, todo lo que comen se produce en el campo.
“En general, productivamente no somos diferentes al resto, sin embargo, acá se invierte mucho en mantener todo ordenado, limpio, funcional de caminos, nos gusta que el paisaje se vea agradable”, dice con gusto Gastón Asenjo.
Lo que señala realmente se nota por donde se recorra, los caminos están impecables, igual los cercos, al llegar al río San Pedro, la fuerte pendiente del camino de descenso ha sido pavimentada, y, el intenso color turquesa de las aguas se muestran plácidas y el cauce conversa con la orilla de playa que ha sido cuidadosamente mantenida para el solaz del visitante.

El precio de feria
Si hay algo que incomoda al administrador, es la distancia que existe entre el precio promedio de los primeros 5 precios, el precio promedio y el precio que reciben los animales del fundo. “José Luis del Río me preguntaba ¿por qué los precios a los que hemos vendido son más bajos que el precio promedio de los 5 primeros precios?”.
Para los dueños del Carmen de Trafún, es difícil entender que muchas veces esos primeros precios corresponden a ganado doble pulpa, sin embargo, la gerencia se interesó en hacer la experiencia de hibridar parte del ganado y hacer la prueba. Es algo que están analizando con Julio L’Huissier, médico veterinario encargado de asesorar los aspectos de la genética del campo has más de dos décadas.
“Ahora, hay que tener claro que el doble pulpa no es para cruzar todo el ganado, porque no existe un mercado para este tipo de cruzamientos, son algunos carniceros que compran partidas pequeñas de animales, entonces cuando aparece uno, se lo pelean y marcan precio y eso no aparece en la estadística que leen los dueños en Santiago”, enfatiza Gastón.

“Ahora que estamos viviendo un precio con una reposición cara, habíamos pensado en crecer y retener vientres, considerando que se sigue exportando animales vivos a India, México, Turquía, Canadá, impactando sobre el precio del ternero, llegando a los $1.800. Pero nos da temor, porque en cualquier momento esta realidad cambia y si fuera así, nos quedamos con todos los vientres, porque el precio interno no es capaz de mantener ese nivel de precios”, advierte.

Los precios de ferias actualmente para el novillo de engorda está a $1.600, $1.800 y el novillo gordo está a $1.300 y también a $1.200. Entonces podemos ver que aquel que compró en invierno a $1800 y hoy vende a $1.300, no está haciendo un buen negocio.
Este año compramos 568 novillos de un peso entre los 270 y 300 kilos, 314 kilos promedio, a un precio medio de $1.261. Al final este año engordamos esos 568 más los 157 novillos de nuestra crianza, un total de 725 novillos. A principios de enero vendimos en Freire a $1.363 el kilo promedio, 15 días más tarde vendimos a $1.223, con 140 pesos menos. Estos vaivenes son impredecibles.

Cuenta que las ganancias de peso en invierno en pradera son 450-500 grs diarios, el año pasado cuando agregamos maíz, superamos en algunos lotes los 800g/día.
Lamentablemente las condiciones de invierno acá son duras y aunque tengas una buena ración, el frío y la lluvia y el suelo, atentan contra una mejor ganancia. Es nuestro talón de Aquiles, es algo que pronto tenemos que mejorar, destaca Asenjo.
Las compras de ganado para engorda parte en mayo, actualmente están comprando ganado con un peso que les permita agregarles 100 a 150 kilos y entregarlos listo para matadero.

La verdad es que el tema de los reportes que envían las ferias a los ganaderos es un tema bastante delicado para cualquier administrador, el propietario siempre va a querer que en las ferias su ganado sea el mejor pagado, sin embargo, para quienes van con frecuencia a las ferias, saben que hay un enorme cantidad de factores que inciden en el precio, como el mismo peso, la conformación carnicera, el largo del animal, la raza, la edad, la uniformidad del lote, la cantidad del lote, la hora del remate, el día del mes, la fecha del año, la cantidad de oferta de esa feria en específico, el destare, por nombrar algunas y para entender todo eso, sencillamente hay que estar ahí.

El maíz

En el Carmen de Trafún, este año es la segunda temporada en que siembran maíz para alimentar el ganado angus. La motivación de hacerlo, es lo que ocurre en todas partes “conseguir mayor volumen de materia seca para la mantención del ganado durante el período invernal a un precio comercial”, afirma Asenjo.
El 2015 compramos 22 hectáreas de maíz en el fundo La Quinta, que está a 20 kilómetros, lo compramos y lo fletamos hasta acá. Nos gustó y el 2016 decidimos sembrar 10 hectáreas. Este año sembramos 11 hectáreas, el 6 de noviembre y se ve bastante bien, mejor que el año pasado, de modo que tenemos la idea de que aumentaremos los rendimientos. El costo de siembra por hectárea bordeó el millón de pesos, lo mismo que el año anterior.

Clásico atraso del cultivo en lugares donde los árboles le privan de luz a la planta

En relación a las heladas, el técnico señala que sigue siendo un peligro en el sur del país, las más peligrosas son las que se producen después de la siembra, es decir fines de octubre, inicios de noviembre. Este año no tuvimos heladas, solo una granizada que fue de pocos minutos y no alcanzó a estresar la planta.

La fertilización acá fue consensuada entre el agrónomo y la empresa que vende la semilla, así tiramos algo de fósforo, potasio y algo de nitrógeno en presiembra, y después usamos abono foliar, que tiene la ventaja de aplicarse junto con el insecticida en el equipo de fumigación. La cosecha la tenemos programada para el 20 de marzo.
La cosecha del maíz se hace en silo parva, bajo plástico. Luego se lo entregan al ganado en potrero de sacrificio, porque todavía no tienen patio de alimentación, pero ya están pensando en hacer algo para mejorar la entrega de silo en invierno.

Gastón Asenjo, mostrando con orgullo el desarrollo del maíz

La competencia de variedades
Este año sembraron dos variedades en la misma fecha, la Freestart, que es LG y Mahom CF, “hasta ahora (fines de enero) se ve mejor Mahom, tiene más altura, las hojas laterales están más amplias, más extendidas. Todo indica que esta variedad francesa tendrá mejor comportamiento que la Freestart. Ahora esto se ve al final, cuando se expresa la mazorca, porque eso es lo que manda”, enfatiza el administrador.
La idea, explica Gastón, es ir aumentando el ganado que se compra para engordar, por eso estos ensayos de maíz son interesantes, porque nos darán una señal de lo que podemos llegar a transformar en carne en este predio. Cada vez es más claro que el negocio de la carne es volumen, a mayor volumen, se achican los costos fijos. Entonces si queremos rotar más ganado, tenemos que decidir entre comprar forraje o producirlo, y en eso estamos”, afirma.

Es interesante ver como en el Carmen de Trafún dan la pelea por conseguir mayor rentabilidad haciendo uso de todas las posibilidades de la tecnología, por un lado la genética, la rotación de animales, el manejo de praderas y ahora la incorporación de un cultivo como el maíz, que es de alta inversión y que no deja de sorprender porque estamos hablando de este cultivo de origen subtropical cuyas variedades cada año son capaces de adaptarse a latitudes más australes, con rendimientos moderados, respecto de la zona central de Chile y que sin embargo, pueden ser una alternativa nutricional cuando se tienen los recursos y el cuero duro como para arriesgarlo todo. Bien sabemos que una helada puede arruinarlo todo. Veremos si San Pedro en el Carmen de Trafún hace su aporte para que todo se dé como se espera.

 

Comentarios