La importancia del agua en vacas lecheras

941

No deja de llamar la atención que la ingestión de agua por parte de las vacas lecheras, frecuentemente no es vista como un factor limitante para la producción de leche en muchas lecherías modernas del sur de Chile. Sin embargo, el bajo consumo de agua puede reducir la producción de leche y puede provocar agresividad de los animales en torno de bebederos.

Jorge Salazar. Médico veterinario

El agua es un elemento de gran importancia para una vaca lechera y es indispensable para la vida. Este vital elemento, constituye entre un 60 a 70% del organismo animal y un 87 a 88% de la leche. Una vaca podría perder el 100% de su grasa corporal, el 50% de su proteína corporal, pero jamás podría perder ni siquiera un 10 % de su agua corporal, porque rápidamente la consecuencia de una deshidratación de esa magnitud, sería la muerte.
En términos generales, una vaca en lactancia necesita beber al menos 3 litros de agua por cada litro de leche producido y aproximadamente 4 litros de agua por cada Kg de materia seca consumido en la dieta.
Esto significa que para vacas de alto rendimiento la necesidad diaria sobrepasa los 120 lts de agua, de ahí su vital importancia en predios lecheros. Por su parte, las vacas secas tienen menores necesidades, sin embargo, nunca menos de 40 – 50 lts de agua. También es preciso advertir que cuando la ingestión de agua es insuficiente, se reduce también el consumo de materia seca.
El consumo, no sólo se relaciona con la producción de leche, también está asociado con la talla del animal, raza, edad, humedad relativa del aire, productividad, etapa de lactancia, dieta y temperatura ambiente, este último factor de gran relevancia, se ha observado que durante el estrés por calor (primavera-verano), las necesidades de agua pueden llegar aumentar a más de un 15%, llegando a consumir más de 150 lts de agua al día y además modifica la cantidad de agua perdida por diferentes vías. (Tabla 1)

Tabla 1: Consumo diario según peso, edad y estado fisiológico (Litros por vaca día)

Las principales funciones del agua en el bovino son mantención de fluidos corporales, equilibrio iónico adecuado, digestión, absorción, metabolismo y transporte de nutrientes, eliminación de desechos fisiológicos y exceso de calor corporal. En vacas gestantes, el agua proporciona un ambiente fluido para el feto, entre otras funciones fundamentales.
Si nosotros, los humanos no queremos beber el agua del bebedero por una cuestión visual u organoléptica, las vacas tampoco lo harán, es la premisa principal a considerar sobre la calidad del agua en predios lecheros, y este factor es fácil de visualizar en una simple visita predial de rutina.
Criterios de calidad
A la hora de analizar y determinar la calidad del agua de bebida en predios lecheros, deberíamos utilizar tres criterios:
A) Parámetros microbiológicos: El agua puede contener bacterias como Salmonella spp, Vibrio cholerae, Leptospira spp, Clostridium y Escherichia coli, además de virus, protozoos y huevos de parásitos. Cómo referencia, un agua bacteriológicamente bebestible, debería contener menos de 10.000 bacterias totales por 100 ml.
B) Parámetros químicos: Son en general minerales disueltos en agua, o TDS (total de sólidos disueltos). Un agua de excelente calidad es aquella que posee <1000 ppm de TDS.


C) Indicadores: entre estos olor, color, sabor, y turbidez del agua, delatan instantáneamente la existencia de cambios en la calidad del agua, ya sea por contaminación, tratamiento inadecuado, o que sustancias extrañas se incorporan al agua por las conducciones.
El costo de un análisis de agua versus las pérdidas productivas asociadas a una mala calidad de agua es mínimo, por lo tanto se recomienda realizar análisis al menos dos veces al año, o cuando se genere algún problema general del rebaño, como problemas digestivos, disminución de producción láctea o algún otro problema específico.
Indicadores de la calidad del agua
– Olor
– Sabor
– pH (6,0 – 8.5)
– Sólidos totales (< 1000 ppm)
– Oxígeno disuelto
– Dureza
– Metales pesados (mercurio, cromo, níquel, plomo y cobre)
– Minerales tóxicos
– Organofosforados
– Hidrocarburos
– Nitratos (<400mg/L)
– Sodio (< 1000 mg/L)
– Sulfatos (<500 mg/L)
– Fierro
Otros factores a considerar:
Temperatura: idealmente de 7 a 26 °C. Entre 27 a 34 °C, es regular, pero sobre los 35°C es una temperatura crítica para su consumo.
Bebederos: idealmente de 2 a 4 mts de longitud, de 0.6 a 0.8 mts de ancho, 0.6 a 0.8 mts de altura y una profundidad de 0.15 mts. Cada vaca debe tener un espacio mínimo de 10 – 15 cm en la línea del bebedero. Es de suma importancia que los bebederos mantengan una rápida reposición de agua y sea de fácil limpieza. Y finalmente mantener presente que las vacas en lactancia, consumen un 30 a 60% del agua diaria a la salida de la sala de ordeña. Si se ve aglomeración y empujones de los animales en el bebedero, significa que hay que aumentar el tamaño del bebedero o agregar otro.

Seis vacas se amontonan a beber en el patio de espera. ¿Será adecuado el bebedero?

Las “pérdidas” de agua en una vaca lechera son principalmente por producción láctea, pérdidas respiratorias y cutáneas basales, termoregulatorias, pérdidas fecales, urinarias, en saliva debido a un estrés por calor, retención de agua al comienzo de la lactancia, retención de agua en gestación, entre otros. La disponibilidad y calidad del agua son de real importancia en predios lecheros, y
normalmente es descuidada y relegada a segundo plano. La mala calidad o mala disposición de este recurso significará una rápida disminución en la producción láctea, muchas veces mal asociada a otros eventos o enfermedades de mayor recurrencia en este tipo de plantel.
Los problemas de calidad de agua más comunes presentes en lecherías de todo el mundo incluyen exceso de salinidad, alto contenido de nitrógeno, contaminación bacteriana, dureza del agua, crecimiento de algas verde-azules, y contaminación accidental por petróleo, pesticidas o fertilizantes.
No debe dejar de lado, la disponibilidad de agua fresca y la disposición de bebederos dentro del predio, ya sea este un sistema estabulado, mixto o de pastoreo, en donde el agua es indispensable, independiente del sistema utilizado para producir leche.
Y recuerde que la producción de leche se verá afectada rápidamente por una disminución del consumo de agua y cae el mismo día en que su suministro es limitado o no se encuentra disponible. Esta es una de las razones por las que la vaca debe de tener libre acceso a una fuente de agua abundante y de calidad todos los días del año.

Jorge Salazar Vallejos
Médico Veterinario
Asesor Predial
jsv.vet@gmail.com
+56 9 31759830
Referencia: Beede, D.K. 1994. Water: The most important nutrient for dairy cattle.

Comentarios