Cómo lograr el bienestar de la cabra durante el ordeño

409

El ordeño no es más que un proceso mediante el cual extraemos la leche contenida en la ubre. Hasta ahí resulta simple, pero el momento de la ordeña implica muchos más aspectos. En beneficio de la productividad de las cabras, ese momento debe ser tranquilo y relajado. Hay muchos factores que pueden incidir negativamente y que debemos minimizar, para maximizar así la producción de las cabras

Producción y almacenamiento de la leche

La ubre de la cabra transforma los nutrientes que circulan por el torrente sanguíneo en componentes de la leche: proteínas, grasas, lactosa, sales minerales, vitaminas principalmente. Se necesitan que por la ubre pasen entre 400 y 500 litros de sangre para poder producir 1 litro de leche (Bruckmaier 2005).

La leche es almacenada en la ubre y aquí podemos diferenciar 2 zonas:

  • Zona Cisternal.  Es la leche contenida en la cisterna o seno glandular. Esta leche la podemos extraer de forma mecánica simplemente en el momento de la apertura del esfínter del pezón.
  • Zona Alveolar. Es la leche distribuida por toda la red de canales y alveolos de la ubre. Esta leche necesita de un proceso hormonal para poder ser extraída. Esta leche contiene un mayor porcentaje de grasa.

Las cabras se caracterizan por tener una parte cisternal muy grande comparativamente a otras especies, donde se puede almacenar incluso el 70% de toda la leche que ser ordeña.

Además la leche retenida a nivel alveolar y que no se libere, puede predisponer a la generación de mastitis (Buxadé 1996).

Fisiología  de la eyección de la leche

Los estímulos que tiene la ubre durante el ordeño hace que se envíe información hacia el hipotálamo. Las células secretoras del hipotálamo segregan hormonas neurohipofisarias, la oxitocina y la vasopresina. Estas hormonas son transportadas a la hipófisis, y tras el estímulo que comentamos se libera oxitocina al torrente sanguíneo. Cuando dicha oxitocina llega a la ubre se acoplan a sus receptores de las células mioepiteliales que rodean a los alvéolos, haciendo que estos se contraigan, liberando la leche que llegará hasta la cisterna de la ubre. De esta manera toda la leche que había en la zona cisternal, como la que contenían los alveolos se puede extraer en el ordeño.

Condiciones inadecuadas de ordeño que provoquen tensión en el animal, activarán el sistema nervioso simpático. Esta activación produce la liberación de catecolaminas al torrente sanguíneo (adrenalina) cuya función es totalmente contraria a la oxitocina.

Indicadores de estrés durante el ordeño

Vamos a centrarnos en los más importantes. Cierto que los animales de primer parto pueden presentar comportamientos muchos más marcados que animales más viejos, y que con el tiempo se van minimizando:

  • El cambio de apoyo del animal. Se pueden usar tanto como indicadores de dolor (sobreordeño o dolor pezuñas) como indicador de miedo (ordeñadores o elementos de la sala de ordeña)
  • Patadas. Debido a dolor al poner las pezoneras o por heridas en los pezones. En ocasiones el miedo que tienen a los ordeñadores hacen que puedan dar más patadas.
  • Micción, defecación o incluso vocalizaciones. Sería el caso más extremo donde el animal tiene un nivel de miedo o de dolor más claro. Estos casos hay que evaluarlos porque el trato con este tipo de animales es muy complicado.

Pautas para minimizar el estrés durante el ordeño

Como hemos explicado anteriormente el estrés generado por diversas situaciones es contraproducente a la hora de liberar la leche retenida a nivel alveolar, de manera que si minimizamos el estrés del animal en este punto mejoraremos la producción y sanidad de las cabras.

Si el personal que hay en nuestras explotaciones ganaderas tiene un trato inadecuado con los animales, éstos tendrán miedo y en una situación como el ordeño donde el animal no tiene donde huir y que además le están manipulando una zona tan sensible y delicada como las ubres, la consecuencia será un ordeño ineficiente. Diferentes estudios han cifrado que en condiciones de miedo la liberación de leche alveolar es un 70% menos respecto a condiciones de bienestar.

Es importante que el ordeño sea un momento para mejorar los lazos entre los animales y el ganadero, especialmente cuando se lleven los animales a la sala de ordeño. Una serie de pautas aconsejables serían:

  • Maximizar contactos positivos: hablar a los animales, tocarlos de manera suave, hacer movimientos lentos.
  • Reducir contactos negativos: gritar, golpearlos, golpear paredes o zonas para generar sonidos fuertes, movimientos rápidos e inesperados.

La persona que trae a las cabras a la sala de espera, así como las personas que ordeñan deben ser pacientes, tranquilas y muy respetuosas con los animales. Tampoco es aconsejable correr, puesto que les generaremos un estrés previo al ordeño.

El tiempo en la sala de espera no debe ser muy prolongado porque provoca en los animales una sensación de agobio y estrés. Este tiempo excesivo hará que entren mucho más nerviosas a la sala de ordeño.

A la hora de poner las pezoneras es aconsejable poder avisar al animal que estamos detrás y que vamos a proceder. Podemos tocarles el lomo suavemente antes o acariciarles y hablar de manera que no les provoquemos un sobresalto.

¿Alimentar durante el ordeño?

Es una pregunta que muchos productores de leche se hacen. Hay una creencia que si no alimentamos a los animales durante el ordeño no van a subir a la sala de ordeño.

En determinados predios donde solo se alimenta durante el ordeño, y que en los patios de descanso no se les proporciona alimento, efectivamente la cabra llega con ansiedad por la comida. En otros predios en cambio el animal es alimentado en sus zonas de descanso y además se le proporciona una cantidad pequeña en la ordeña.

Esta pequeña proporción de alimento genera estrés y competitividad entre ellas. Estas situaciones como hemos dicho generan estrés, y esto provoca liberación de adrenalina,  sustancia que inhibe la acción de la oxitocina, necesaria para liberar la leche alveolar.

En general y como concepto conductual, debemos procurar mantener al animal tranquilo desde la recogida en el patio hasta la salida de la sala de ordeño, los operarios deben mantener siempre un trato gentil con las cabras, el estrés hay que evitarlo siempre, no solo al momento de la ordeña. El punto es que si previo o durante la ordeña se generan situaciones de estrés, la producción se afecta negativamente, sin embargo, si el estrés es provocado fuera de la sala, en los corrales  o donde sea, los efectos pueden ser mucho más impactantes.

Conclusiones

El ordeño es el momento en el que recogemos el trabajo que hemos depositado en los animales. Y ese momento dura 5-10 minutos. De manera que en este breve instante podemos tirar por la borda todo el trabajo, por no disponer de las condiciones adecuadas para que la liberación de leche. El ambiente y el trato con los animales deben ser las mejores posibles.

Es fundamental formar a las personas que van a estar en contacto con los animales, capacitándolos permanentemente en el manejo, salud, comportamiento de las cabras. La compresión profunda del trato con los animales, es una de las prioridades de todo plan de crecimiento en una ganadería caprina, con ello, conseguiremos mejorar la producción y minimizar las patologías mamarias por retención de leche.

Toni Adsuara Martínez. Médico Veterinario
PPNOR Chile Spa
toni.adsuara@ppnor.com
Comentarios