¿Por qué debemos crear genética personalizada?

126

Mandy Schmidt
Especialista en Servicios
Genéticos Lecheros
ABS Global

“Si todos piensan de la misma manera, entonces alguien no está pensando” (General George S. Patton Jr., uno de los principales comandantes de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial).

Aunque no necesariamente en combate directo, los productores lecheros pueden identificarse con el impulso de este legendario personaje en tiempos difíciles. Apodado “Old Blood and Guts” (Sangre y Agallas), el general Patton obtenía resultados como un estratega magistral. Sus ideas eran frecuentemente contrarias a los procesos de pensamiento comunes.

Del mismo modo, los mercados históricamente tradicionales a menudo necesitan un pensamiento contraintuitivo para ser viables en el futuro. Nuestra industria, empapada en el tradicionalismo y el sentimiento, no está exenta.

No todos pueden seguir ordeñando vacas igual que las generaciones anteriores. Las preocupaciones sobre los mercados de leche y las leyes laborales que afectan la continuidad, son reales. Sin embargo, lo que más temo es la mediocridad.

Cuando uno produce un producto de consumo, necesita mantener una búsqueda inquebrantable para estar por encima del promedio. No se conforme. Trabaje centrándose en la eficiencia, la diferenciación y el flujo de caja.

NO SEA NORMAL

A medida que las prácticas lecheras se volvieron más amigables con los datos, cambiamos hacia la estandarización y la evaluación comparativa. Uno de los factores de estandarización para la genética fue la creación de índices genéricos, como Dólares de Mérito Neto (NM $) o el Índice de Desempeño Total en los Estados Unidos.

La mayoría de los países tienen un índice primario. Para la evaluación comparativa general, los índices son excelentes herramientas. Sin embargo, las necesidades de operación individual y los mercados de leche regionales han evolucionado. Confiar en algo diseñado para crear lo mismo para todos, puede ser riesgoso.

No todos los rasgos son igual de importantes para todos. En consecuencia la fórmula estandarizada podría diluir la ponderación de un rasgo relevante para usted.

Los programas genéticos pueden quedarse atorados en piloto automático con el índice de la industria “normal”. ¿Se ha preguntado si su programa genético se adapta realmente a su plantel, a su mercado de leche y a sus instalaciones?

En la mayoría de los índices de la industria se incluyen cerca de 15 rasgos, sin contar los sub-rasgos de los compuestos. La fórmula de NM$ está ponderada en función de las necesidades promedio de las lecherías futuras. Pero, no todos los rasgos son igual de importantes para todos. En consecuencia la fórmula estandarizada podría diluir la ponderación de un rasgo relevante para usted. Alternativamente, el énfasis excesivo de un rasgo sin importancia para sus objetivos productivos podría reducir la clasificación general de un toro que de otra manera sería una excelente elección.

Por ejemplo, a pesar de que la conformación es menos del 20 por ciento de toda la fórmula de NM$, cambios relativamente pequeños en Compuesto de Ubres podrían influir en alrededor de $100 de NM$. Los productores de hoy rara vez venden vacas involuntariamente solo por tener ubres de baja calidad.

La mayoría de las vacas son lo suficientemente funcionales, y la ponderación podría diluir rasgos económicamente más relevantes para su programa genético, como la fertilidad de las hembras. Un índice personalizado con una mayor ponderación de fertilidad podría ayudar a reducir los días abiertos y, en última instancia, tener un mayor valor monetario para su negocio.

RENTABILIDAD CON RASGOS ESPECÍFICOS

Un asesor genético puede ayudar a determinar qué rasgos serán los más influyentes. Si todo funciona bien desde una perspectiva ambiental y de manejo, se debe ver evidencia del impacto genético.

Los rasgos de habilidad de transmisión predicha (PTA) incluyen la heredabilidad en el cálculo interno. Los PTA estiman la diferencia en el desempeño, en relación con el promedio de la raza, que debe transmitirse a la siguiente generación.

Por ejemplo, las libras de PTA de proteína son las libras de proteína que las crías deben producir por encima del promedio de la raza. Si un toro tiene una PTA de proteína de +50, una hija debería producir aproximadamente 50 libras más que las hijas de toros que son el promedio de la raza.

Con el mismo concepto, la Tasa de Preñez de las Hijas influye en una tasa de preñez a los 21 días de 1 por ciento más por cada punto de PTA. La Tasa de Preñez de las Hijas también debería reducir los días abiertos en aproximadamente cuatro días por punto de aumento. La diferencia entre los animales genéticamente superiores e inferiores debe ser evidente.

Jugar correctamente las cartas genéticas también puede alinearse con mercados especializados, como la venta de leche con beta caseína A2. La kappa caseína también se está convirtiendo en un punto de conversación.

Un índice de la industria que indique un aumento en la rentabilidad no le promete un impacto positivo. Su enfoque de selección debe corresponder a sus aumentos rentables.

SEGUIR LA MODA O SER INTELIGENTE

No planear una estrategia genética personalizada es proyectar un rebaño con un “potencial de ingresos” promedio. Sin embargo, también es recomendable contar con un plan reproductivo personalizado, más allá de la selección de rasgos personalizados, para semen sexado en comparación con la mezcla de productos de semen de res.

Maximizar el semen sexado con hembras de alto nivel genético para crear los mejores reemplazos, e inseminar a las hembras de bajo nivel genético con semen de carne, está de moda actualmente. Pero lo más moderno no equivale a lo más rentable para todos.

Un índice personalizado con una mayor ponderación de fertilidad podría ayudar a reducir los días abiertos y, en última instancia, tener un mayor valor monetario para su negocio.

Para capturar beneficios reales, considere las eficiencias e ineficiencias de su operación. Aproveche los datos para descubrir fortalezas y debilidades. Asimismo, reconozca los cambios que se aproximan por los aspectos de regulación y tecnología.

Todo sigue ciclos, excepto la tecnología. Sigue mejorando. La tecnología del semen sexado no va a desaparecer. Probablemente nunca será tan lucrativa como solía serlo, con la venta de vaquillas sobrantes. Es demasiado fácil producir demasiadas bocas para alimentar.

Además, la crianza de terneros nunca ha sido mejor. La industria ha logrado grandes avances en la prevención de pérdidas de animales jóvenes. Puede predecir más fácilmente la cantidad de vaquillas necesarias, exceptuando algún desastre, que deben ingresar a su rebaño de ordeña y reemplazar a los animales desechados. Esto permite un mayor uso de carne en animales de mayor edad o genéticamente inferiores. Este enfoque reproductivo puede sonar similar a los planes de muchos compañeros productores en concepto. Sin embargo, en teoría y en la práctica no son idénticos. El diseño de un plan debe basarse en su propia operación, no en la del vecino.

Comentarios